viernes, 24 de febrero de 2017

UN AÑO CON LA AGENDA MOLESKINE BEER JOURNAL

En plena era digital puede parecer un poco snob, de hecho lo es, llegar a un lugar, pedir una pinta, sacar una agenda en papel y comenzar a anotar en ella la opinión sobre lo que estas bebiendo… aunque en realidad no más que hacerlo con un móvil o Tablet.

Y si se trata de una agenda Moleskine ya no digamos… solo recordar que supuestamente Hemingway, entre otros ilustres, utilizaba agendas de esta marca e incluso he leído por ahí que es la agenda favorita de los Hipsters… ¡¡¡Oh my god!!! en que me estoy convirtiendo, jaja.

Para el que no las conozca Moleskine es una empresa líder en agendas de todo tipo, entre las que tiene una serie de llamada “Moleskine Passion Journal” dedicadas a distintas aficiones: gastronomía, jardinería, vino… y como no, cerveza!!!

Todo comenzó cuando vi esta agenda en el blog de un compañero “Tortubeer”, enseguida la incluí en mi lista de regalos de cara a la Navidad. Pensé que podría sustituir a la App “My Beer Notes” que utilizo habitualmente cuando estoy fuera de casa y que, por cierto, ha sido desarrollada por Adrián autor del blog “Cerveza Rudimentaria” y que ciertamente es una app muy práctica y que sigo utilizando habitualmente.

Así que hace poco más de un año alguien se acordó de mí y me regaló esta Moleskine Beer Journal.

Lo primero que hice al recibir mi agenda fue escribir en la primera hoja en blanco que encontré, la frase “The beers I remember are the only beers worth drinking” (“Las cervezas que recuerdo son las únicas cervezas que vale la pena beber”). ¿por qué? Quizás sea un contrasentido, fue una frase que me contesto un usuario de un foro cervecero hace mucho tiempo cuando le dije que utilizaba una pequeña agenda para acordarme de lo que bebía y saber cuáles me habían gustado más.

Tras un año en el cual he intentado sacar a esta agenda el máximo partido, llega el momento de hacer balance.


DESCRIPCIÓN Y OPINIÓN

La primera apreciación sobre la agenda es su diseño y acabado intachables. Da imagen de calidad y es un buen punto de partida. Cubierta en un elegante color negro brillante grabada en relieve con copas y vasos de cerveza. Cuenta con una goma de cierre y varios separadores de página para acceder rápidamente a la hoja deseada.

El tema de las dimensiones se ve que lo tienen muy estudiado, guarda equilibrio entre necesidades y practicidad. Es lo suficientemente grande para que cada ficha tenga el espacio necesario para escribir lo que quieres, pero no impide llevarla con facilidad y guardarla en cualquier lugar que no sea un bolsillo (hándicap respecto al móvil, aunque más llevadero que una Tablet). Supone un problema si la vas a llevar de bares, es demasiado grande, o vas a escribir de pie donde sus dimensiones limitan la parte práctica, pero veo que a la hora de diseñar el tamaño ha primado el contenido.

Según la publicidad, las hojas y el papel de la agenda está elaborado sin ácido, perfecto, pero he de decir que las hojas quizás son demasiado finas, necesario si queremos dotar a la agenda de un mínimo de hojas y que no sea demasiado gruesa, pero la realidad es que en función del bolígrafo que se utilice la tinta puede traspasar la hoja. Hay que decir que Moleskine vende sus propios bolígrafos, seguro que con ellos esto no ocurre, no es mi caso.

Especialmente práctico es un doble “bolsillo” en forma de acordeón en el interior de la agenda, donde se pueden guardar pequeños papeles, tarjetas o incluso etiquetas. Como coleccionista de estas últimas he de decir que se ha convertido en un lugar perfecto para llevarlas a casa y que no se doblen ni deterioren.


La agenda cuenta con 5 secciones temáticas: Catas, Mi bodega, Recetas, Mis direcciones y Homebrewing, y 5 secciones con pestañas para personalizar, para ello contamos con unas pegatinas con distintos Títulos, frases, iconos y unas pocas en blanco que se pueden personalizar… gran idea, pero en mi caso solamente he llegado a usar un par de ellas.

Con todo esto vemos el primer problema y la solución todo en una. Es una agenda que trata de dar respuesta a perfiles de aficionado muy distintos: desde el elaborador casero al beerhunter, pasando por aquel que cocina con cerveza y necesita un lugar donde apuntar su receta… de entrada demasiado generalista.

Pero aquí la experiencia de Moleskine queda patente no solo son personalizables las secciones en blanco, sino cualquier sección de la agenda es personalizable mediante las plantillas que se pueden descargar de la web de la marca, pudiéndose reimprimir cualquier parte de la agenda y utilizar para nuevos usos, en mi caso la sección de homebrewing fue transformada en una extensión de las hojas de catas.

Las primeras hojas, como en toda agenda que se precie, deja espacio para introducir los datos personales o de contacto, muy útil en caso de pérdida.

Las siguientes mini secciones son dos hojas de “Wishlist” muy útil que esté al principio de la agenda. Una sección de definiciones cerveceras “Glossary” y unas recomendaciones de servicio, todo ello muy básico, pero puede venir bien. A destacar una explicación de los distintos iconos de los tipos de copas y vasos ya que las siluetas a mí me siguen confundiendo, al final, en las notas de cata he optado por señalar la silueta que más se parece y escribir el nombre debajo para evitar confusión.

Tastings (Notas de cata):

Es la primera de las 5 grandes secciones de la agenda. Abarca poco más de 50 hojas que a todas luces son insuficientes para llevar tu agenda más allá de pocos meses/semanas a poco que bebas.

En mi caso dicha sección, más su prolongación acabó con unas 80 cervezas registradas en el primer año y solo me limité a aquellas que revestían cierta importancia y las que bebí en mis viajes.

La distribución es excelente y suficiente para registrar cualquier cata convenientmente incluyendo datos de la cerveza, copa y temperatura de servicio, apariencia, aroma, sabor y una valoración general.

También añade una gráfica de radar (diagrama araña) donde reflejar la intensidad de los distintos matices de la cerveza (Hoppy, sweet, alcoholic, malty,…) que inicialmente comencé a rellenar de la manera clásica uniendo puntos, pero que finalmente opté por señalar superficies que me parece visualmente más gráfico y claro.

Ni que decir que es la sección que más he utilizado.


My Cellar (Mi bodega):

La única sección a la que le veo poco uso práctico es a la de “mi bodega” a todas luces insuficiente a poco que tengas unas pocas cervezas guardadas y con diseño poco apropiado que no permite registrar los movimientos en esta. Aquí claramente hay que utilizar una herramienta informática.

Comencé a rellenarla, pero ante la ambigüedad de algunos campos y su poca “usabilidad” decidí dejarla a un lado.

Recipes (Recetas de cocina):

En realidad, no la he utilizado, aunque pienso pasar alguna receta que tengo por ahí perdida en alguna hoja suelta y tenerlo todo integrado en esta agenda.

Lo cierto es que a primera vista la veo muy completa y muy gráfica ya que en el margen izquierdo de la ficha mediante iconos tienes los highlights. Así como una sección para la cerveza utilizada en la receta y un buen espacio para describir la preparación. Muy bien pensada.

My Addresses (Mis direcciones):

Como en toda agenda parte fundamental he indispensable para anotar la dirección y contacto de todos esos lugares de visita obligada para todo buen beerlover.

Tiene espacio suficiente para unas 90-100 direcciones, en las que se puede indicar: Nombre, dirección, teléfono, web, horas de apertura, cervezas que venden y otras notas. Muy completo y práctico.

Yo la he utilizado para escribir las direcciones de los lugares que quería visitar en mis viajes, y las 90 – 100 referencias que tiene para añadir me parecen más que suficientes.

Solo he echado en falta un checklist o similar para indicar en la dirección si es Fabricante, tienda, restaurante, etc yo lo he solucionado añadiendo en el título una clave para cada caso.

Homebrewing:

Como no elaboro cerveza, esta sección se quedó inicialmente en blanco, hasta que necesité más espacio para las notas de cata, uso que seguiré dándole en el futuro a no ser que aflore en mi la pasión de elaborador casero… algo remoto, al menos de momento.

Tiene espacio para unas 25 recetas y si tenemos en cuenta que la agenda pueda estar pensada para un periodo de un año a mí en principio me parece suficiente.

A primera vista parece una ficha muy completa y con espacio para todas las anotaciones que se requieren, pero eso debería decirlo alguien que realice estos menesteres. 

Secciones en Blanco:

A partir de aquí se suceden 5 secciones con distintos formatos y que son fácilmente configurables y utilizables para lo que queramos.

Una primera, con líneas horizontales, que yo he utilizado para anotar las cervezas que busco (una extensión de la sección inicial de la agenda “wishlist” o aquellas cervezas que voy a comprar o que he pedido o reservado en alguna tienda, bar, fábrica, etc.

La he utilizado bastante y se encuentra llena de nombres de cervezas, muchas añadidas sobre la marcha y tachadas cuando las he conseguido... no queda muy visual, pero es eminentemente práctico.


Otra sección cuyas páginas están divididas en 5 partes, muy buena para tomar anotaciones cortas, la he utilizado bastante en mis viajes para reflejar pequeñas impresiones.
Una sección con las marcas para poder pegar cualquiera de las plantillas descargadas de moleskine.com y que yo he dedicado preferentemente a notas de cata.

Las últimas hojas, totalmente en blanco, las he utilizado para escribir distintas notas de ayuda, más o menos una ampliación del glosario inicial, pero personalizado incluyendo anotaciones sobre conceptos, proceso de elaboración y de más información útil para de un vistazo tener todo lo que quiero saber en el momento.


CONCLUSIONES

Puntos a favor:
  • Imagen de marca, buen diseño y calidad.
  • Gran número de secciones bien diseñadas y espacio suficiente para escribir.
  • Personalización de secciones, según nuestras necesidades y gustos mediante plantillas, pegatinas y secciones en blanco y reconvertibles.
  • Comunidad Molesquine.com nos permite acceder a plantillas, ideas, etc. Sacar mayor partido a nuestra agenda.
  • Encanto de volver a escribir sobre papel.


Puntos en contra:
  • Obsolescencia, el mundo cambia muy deprisa y los dispositivos móviles tienen las de ganar (agenda no permite compartir en redes sociales y webs de rating).
  • Hojas demasiado finas, la tinta traspasa al escribir.
  • Tamaño engorroso en determinadas situaciones.
  • Algunas secciones pueden quedarse “cortas” a poco que te lo propongas.
  • Sección “My cellar” poco práctica.

Conclusión final:

Una agenda excelente, sin duda, buen diseño, materiales de gran calidad y un desarrollo sorprendente, por encima de las prestaciones que me imaginaba en una agenda.

Pero volviendo al tema de las nuevas tecnologías sinceramente creo que Moleskine debería hacer una app aprovechando su know how y experiencia en elaborar agendas de este tipo. Su contenido tiene un gran trabajo detrás, muy por encima de la mayoría de apps que triunfan en el mercado. Han pensado en todo y tras utilizarla durante un año me gustaría encontrar sus soluciones en una app que pudiera llevar en mi móvil.

Para finalizar solo decir que seguiré utilizando esta agenda en determinadas ocasiones, como he dicho, encuentro cierto atractivo en volver a plasmar en un papel información útil, opiniones personales y reflexiones del momento, sobre todo en mis viajes… para todo lo demás sigamos utilizando la tecnología.



4 comentarios:

  1. Pues la verdad es que lo veo de lo más interesante, incluso me ha picado el gusanillo y he optado por un momento el pillarme una. Eso sí. Cuando he visto el precio (en Amazón) el gusanillo se fue por donde vino... Seguiré utilizando servilletas, reverso de posavasos, libretas de los chinos a las cuales pongo pegatinas de cerveceras para que queda más "chic", etc.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jose, la verdad es que como fue un regalo nunca me he preocupado de mirar el precio, pero sé que las agendas Moleskine son caras y tienen prestigio... ya sabes eso hay que pagarlo.

      En cualquier caso igual de validos el método de la servilleta, el reverso de posavasos y libretas de los chinos... que por cierto yo recuerdo que tenía una libretita que regalaban con unas chocolatinas y la estuve utilizando muchos años y tan bien que estaba.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Buena revisión has hecho de la libreta :-)
    Yo la verdad es que cada vez me canso más de tomar notas, incluso con la app (con una libreta lo hacía cuando salía de viaje y quería acordarme de alguna en especial). Ultimamente sólo apunto las que más me gustan o sorprenden, y además las caseras.

    Un saludo Miguel!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, básicamente yo la utilizo cuando salgo de viaje y para apuntar las que más me gustan y para plasmar ideas o notas que me parecen interesantes.

      Saludos!!!

      Eliminar