miércoles, 18 de octubre de 2017

PLANIFICACION DE TU BODEGA DE CERVEZAS

Vamos a dedicar este post a la planificación y organización de nuestra bodega de aquellas cervezas que hemos decidido envejecer. Puede parecer un tema menor, pero la realidad y la experiencia me han enseñado que en un principio casi nadie presta demasiada atención a este tema y que una mala planificación y organización de las cervezas que tenemos guardadas incrementa el riesgo de “hacer mal las cosas” de manera notable.

Empezamos con unas pocas botellas y antes de que nos demos cuentas contamos con 20, 50, 100 o más botellas guardadas. Llega ese día que decidimos beber una de estas cervezas… y empezamos a hacernos preguntas: ¿Cuál elijo?... esta… ¿cuánto tiempo llevará aquí guardada? ¿por qué? ¿Cuándo? ¿cómo? ¿está mejor, peor, igual, distinta que sin envejecer? … es cuando nos damos cuenta que nuestra bodega de cervezas es un caos.



FASES DEL PROCESO DE GUARDA

Como paso previo y con el ánimo de ser un poco rigurosos vamos a dividir el proceso de guarda de cerveza en varias fases/acciones que deberíamos llevar a cabo:

I – Decisión de envejecer
  • Revisión del continente.
  • Análisis de la potencialidad
  • Determinación del periodo de guarda.

II – Almacenamiento de la cerveza para su envejecimiento.
  • Control de las condiciones de guarda.
  • Incidencias.

III – Consumo de la cerveza envejecida.
  • Degustación y cata.
  • Análisis de resultados y conclusiones.
  • Feedback.

Este esquema reflejaría todo este proceso, aunque algunos de estos temas ya han sido tratados en este blog, volveré a tratarlos de manera más minuciosa, describiendo que he hecho y cuales han sido los resultados de mi experiencia, a medida que se vayan tratando de nuevo iré añadiendo los enlaces a este esquema.


PLANIFICACIÓN Y ORGANIZACIÓN

Como punto de partida estas fases están bien, pero es una buena planificación y organización la que va a dar sentido a todo el proceso. Este proceso “administrativo” de planificar, debería dar respuesta inmediata a donde está cada cerveza (importante si tenemos varios emplazamientos), desde cuándo, cuanto tiempo pensamos tenerla en guarda, que incidencias ha sufrido y cuando la bebemos que diferencias presenta frente a la misma cerveza sin envejecer o frente a otras envejecidas durante distintos periodos de tiempo o en diferentes condiciones de guarda.

El añejamiento/guarda de cerveza es una actividad donde conseguir información de cómo lo estamos haciendo lleva años, por eso es tan importante no solo conocer la experiencia de otras personas sino sobre todo, que hemos hecho nosotros y que resultados hemos obtenido.

La primera consideración que debemos realizar es que toda botella que pase a formar parte de nuestra bodega debe estar identificada y marcada de manera que con un vistazo tengamos información sobre ella.

En mi caso, marco cada botella con un permanente, aunque hay otras personas que optan por otros métodos: pegatinas, nota colgada del cuello de la botella, etc.

Cada botella de mi bodega tiene marcado un código de 5 números, donde las 2 primeras cifras son el año de entrada y las 3 siguientes un número correlativo de entrada dentro de ese mismo año. Con este código puedo ir a mi base de datos y consultar todos los datos relativos a esta cerveza. Pero adicionalmente suelo añadir el año de producción (si lo conozco) o aproximación de este y el año en el que pretendo bebérmela (ver foto).

Esta codificación estaría bien, pero hay que ir más allá, necesitamos un lugar dónde registrar toda esta información, en mi caso ha sido y es una hoja de cálculo de Excel que utilizo a modo de base de datos, que he ido remendando y completando a lo largo de los años. Visto en perspectiva, hubiera sido muy útil haber utilizado una base de datos tipo Access o similar. En bodegas más sencillas una libreta o agenda puede ser suficiente.
Como mínimo y a nivel global deberíamos hacer siempre un registro de las entradas y salidas de nuestra bodega.

Captura de pantalla del Menú de Opciones de la Hoja de Cálculo de Control de mi bodega.


Registro de entradas:

Así, una vez hemos hecho el análisis de la cerveza que nos llevará a la decisión de envejecer o no y cuanto tiempo, cada vez que una botella entre en nuestra bodega debemos registrar dicha entrada.

Como podéis ver en la imagen yo relleno una ficha de entrada con los datos de la cerveza, de la compra y lo relativo al proceso de guarda (lugar, fecha de caducidad, periodo que voy a tener la cerveza envejeciendo, etc).

Adicionalmente tengo un campo de comentarios en el que anoto cualquier información previa que pueda ser relevante a la hora de la guarda, así como la cata que he hecho de la cerveza sin envejecer.

Captura de pantalla de la Ficha de Entrada de la Hoja de Cálculo de Control de la bodega.

Registro de salidas:

Igualmente, deberíamos llevar un control de las cervezas que salen de nuestra bodega. Si utilizamos una libreta con tachar la referencia bebida podría valer, pero con ello solo conseguiríamos saber que cervezas tenemos en nuestra bodega, que no es poco.

Está bien disfrutar (o no) de los resultados de nuestro proceso de guarda, pero ya que tenemos una bodega con más referencias y seguramente sigamos envejeciendo más cervezas en el futuro, es conveniente que en nuestra libreta o registro podamos anotar las conclusiones, por ello recomiendo anotar: la fecha de consumo, si se ha hecho antes o después del periodo inicialmente establecido, si los resultados han sido satisfactorios, evolución de la cerveza, etc.

Captura de pantalla de la Ficha de Salida de la Hoja de Cálculo de Control de la bodega.

Además, deberíamos de tener la capacidad de analizar los resultados, es decir, comparar la cerveza envejecida frente a la cerveza sin envejecer. Esta es una de las razones por las que suelo comprar al menos dos botellas de cada referencia y siempre me bebo una sin envejecer, anotando en la sección de comentarios del Registro de entrada.

En caso contrario deberíamos tener una referencia de cómo era la cerveza sin envejecer, podemos acudir a la descripción comercial de la cerveza, webs de ratings donde podemos encontrar miles de catas o alguno de los blogs cerveceros que tan buenas descripciones y apreciaciones hacen de las cervezas ;)

En todo este proceso debería haber un feedback, tanto si los resultados han sido buenos o malos deberíamos analizar que hemos hecho y a qué condiciones se ha sometido la cerveza para repetirlos o corregirlos dependiendo del resultado obtenido. Como ya he comentado en la descripción de mi Excel de control, en ella intento registrar todo aquello que pueda afectar.

Logicamente este proceso de feedback puede llevarnos a tomar decisiones que en principio no teníamos previstas: anticipar el consumo de esa misma referencia que tenemos guardada o incluso alargarla si vemos “que el tiempo no ha pasado por la cerveza” o la evolución sigue delante de manera satisfactoria.

Incidencias:

Si durante el periodo de guarda ocurriera algún hecho que fuera conveniente comentar, como por ejemplo si la botella hubiera estado expuesta a altas temperaturas o hechos similares, lo anotaría en un campo llamado incidencias.

Tengo catalogadas las incidencias en leves (amarillo), graves (naranja) y muy graves (rojo). Normalmente en las dos primeras seguiría con el proceso, en el caso de las graves podrían llevar a un acortamiento del periodo previsto, mientras que en el caso de las muy graves supondrían poner fin al periodo de guarda y más que posible que la cerveza se vaya por el fregadero, por ejemplo si descubrimos una botella con el corcho agujereado o rotura de la botella, etc.

Nota: este tipo de incidencias las anoto directamente sobre la hoja de cálculo en dos casillas creadas para tal efecto una con la gravedad de la incidencia y otra con la descripción de incidencia.

Captura de pantalla de la Ficha de Incidencias de la Hoja de Cálculo de Control de la bodega.

Informes:

Al final he comprobado que es muy útil tener cierta información en un momento dado, por eso he diseñado ciertas consultas que mi hoja de cálculo hace de manera automática y que son realmente útiles.

Listado de stock: es obvio que saber que cervezas tenemos envejeciendo en cada momento es realmente útil.

Listado histórico: obtengo un listado de todas las cervezas que he bebido, fecha, tiempo de guarda y resultados obtenidos.

Listado de próximas: la consulta da como un resultado un listado de todas las cervezas que según la planificación inicial tendría que consumir en los próximos 12 meses. Realmente útil para planificar que cervezas vas a beber próximamente.



Hasta aquí este post donde he tratado de explicar como organizo mi bodega, seguramente no es la mejor ni la peor de maneras de hacerlo, y más que probable que en realidad no haga falta ser tan meticuloso. Lo importante es que tengamos un poco de control sobre lo que estamos haciendo, si hay algo que he aprendido es que envejecer por envejecer sin atender a ningún criterio no tiene ningún sentido y a la larga seguimos cometiendo los mismos errores… así que todo sea por evitar que esas cervezas que hemos tenido guardadas durante años se vayan por el fregadero.

martes, 10 de octubre de 2017

MIS CERVEZAS DE SEPTIEMBRE 2017

Voy a recuperar la costumbre comentar en este blog aquellas cervezas que de todas las que he bebido durante el mes anterior, más me han gustado o más me han llamado la atención. Septiembre se despidió con un buen número de cervezas de las que había comprado durante mis vacaciones, pero también con alguna novedad, algún elaborador clásico y algún otro que no había probado previamente, así que ha quedado una lista bastante variada.


ST.BERNARDUS EXTRA 4

Un día me sorprendió ver de nuevo esta cerveza en el mercado, de hecho aunque la había visto en mis libros de cerveza, nunca la había llegado a probar. Pues sí, en el año 2014 St. Bernardus volvió a producir una de sus recetas originales, esta Extra 4. Una patersbier, enkel o single, es curioso que todos conocemos las tripels y las dubbel pero pocos estas cervezas sencillas que eran la base de la producción monacal tradicional.

Siguiendo el argumento y como buena “enkel” esta es una cerveza sencilla de color amarillo, algo brumosa y un dedo de espuma blanca. Aroma puede recordar a una cerveza de trigo, dulce, floral, con un toque cítrico y especiado. El sabor levemente a malta, con la clásica levadura belga y lúpulos presentes bastante bien equilibrados, también creo identificar un toque a cilantro al fondo. En boca es chispeante con un amargor herbal y un final seco. Dentro del concepto de cerveza del que se trata es una cerveza esplendida.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,25/10


LA DÉBAUCHE BLONDE SPÉCIALE

La Débauche es otro de los elaboradores, que desde que los probé por primera vez hace dos años, no paro de probar sus cervezas, todas a un buen nivel y que en mi opinión los encumbran como uno de los mejores fabricantes franceses del momento. Esta Blonde Spéciale fue una de las primeras cervezas que probé y me he dado cuenta que ya no aparece en su portfolio de elaboraciones, así que tenía que probarla y valorarla antes de que fuera demasiado tarde.

Es una cerveza que podríamos asemejar a una Ale belga, aunque con un toque bastante peculiar. Es de color entre dorado y anaranjado, buena espuma blanca con buena retención. El aroma es maltoso, herbal y con un toque especiado. En el sabor los mismos matices, pero se detecta con mayor claridad unas notas a cilantro. Tiene un perfil herbal complementado con notas a levadura típicamente belgas. Cuerpo medio, sensación picante en boca y un final dulce y especiado largo.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,5/10


CLOUDWATER FOOL FOR YOU

Decir Cloudwater hoy en día es sinónimo de cervezas artesanas, modernas y altos ratings. Así que sentía cierta curiosidad por probar alguna de sus cervezas y más si es una Saison.

Color entre ámbar y anaranjado, es turbia y tiene un dedo de espuma color crema. Aroma dulce con presencia de levadura, quizás también algo herbal. El sabor es maltoso, aparecen tímidamente las grosellas (ingrediente de esta cerveza), vainilla y un toque especiado. En boca parece tener una carbonatación insuficiente y es algo acuosa. El final es tan corto que desmerece un poco a la elaboración, aunque se solucionó levemente a medida que la cerveza fue adquiriendo temperatura.

No es exactamente la idea que tengo de una Saison y teniendo en cuenta las expectativas creo que debería darle una nueva oportunidad, aunque la cerveza está rica, eso es indudable.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,5/10


PILGRIM INDIA PALE ALE

Había ubicado a Pilgrim (Brauerei Kloster Fischingen) como un elaborador de cervezas de perfil de abadía, pero este verano en la visita que pude realizar a sus instalaciones descubrí con agrado que hacen multitud de estilos que abarcan desde los clásicos germánicos, a las elaboraciones en el más puro estilo “craft”, dígase IPAs, Imperial Stouts, etc.

Esta India Pale Ale es de color ámbar oscuro, espuma beige cremosa de dos dedos de grosor que es bastante persistente y de las que dejan lazada en la copa. En el aroma frutas tropicales y algo de pino. En el sabor encontramos notas cítricas y frutas tropicales, pero en el fondo se nota cierta dulzura de la malta, llegando a un buen equilibrio. En boca tiene buen amargor, la sensación es seca, tiene cierto punto de astringencia y se nota el alcohol levemente. El final es largo, amargo y afrutado. La percepción general es mejor de lo esperado y más teniendo en cuenta que no me esperaba una cerveza de este estilo en un elaborador como este. 

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,5/10


BIER FACTORY/NORTHERN MONK FATAL ERROR!

Bier Factory son un elaborador suizo situado en Jona-Rapperswil, proyecto comandado por Gabriel un americano afincado en el país helvético y que han desarrollado elaboraciones con un marcado corte americano. A mi personalmente me recuerda mucho a DouGall’s. Centrándonos en esta cerveza, hay que decir que en ella colabora con los ingleses de Northern Monk, de quienes desgraciadamente todavía no he probado nada.

Cerveza de color ámbar oscuro, turbia y con una espuma que dura realmente poco. El aroma es lupulado afrutado y dulce. En el sabor hay una buena combinación dulce a malta, caramelo y el amargor de los lúpulos con notas tropicales leves. No me ha parecido muy compleja, pero sí que guarda un equilibrio no muy habitual en estos estilos, de hecho, para tratarse de una Doble IPA percibo poco protagonismo de los lúpulos. Buena cerveza, pero quizás me esperaba más, teniendo en cuenta que esta cervecera ha elaborado alguna de las IPAs que más me gustan.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,5/10


LA CHOULETTE AMBRÉE

La Choulette son en mi opinión uno de esos elaboradores franceses de corte tradicional (Bière de Garde) indispensables. Sus cervezas sin filtrar, sabrosas, con un acentuado toque rústico y por qué no decirlo a unos extraordinarios precios, hacen que sus cervezas tengan, a parte de uno de los mejores ratio calidad/precio que conozco, un encanto especial para los que nos gustan estos estilos de cerveza.

Esta Choulette ambrée es uno de sus productos clásicos y afamados, exceptuando su indispensable “Bière des Sans Culottes”. Me recuerda mucho a la Jenlain Ambrée, no solo por su color marrón característico y su espuma blanca esponjosa, sino sobre todo por sus matices. En ella podemos encontrar maltas tostadas, uvas pasas y alguna nota herbal y terrosa leve. En boca es picante y el alcohol es detectable, sobre todo en su largo final. En general una buena representante del estilo de las Bière de garde, aunque yo me sigo quedando con su versión Blonde.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 7,75


LAUGAR/BASQUERY/DRUNKEN BROS HOPZILLA

Este mes, en lo más alto de esta recopilación sitúo a una cerveza de colaboración entre Laugar, Basquery y Drunken Bros. Una cerveza que podríamos incluir dentro de ese grupo tan de moda llamado IPAs New England, cuya característica más “visible” es esa opacidad que en ocasiones las asemeja a la de verdaderos zumos de fruta.

Es de color dorado, brumosa, espuma blanca con buena permanencia y deja alguna lazada. Aroma es fresco, predominando las notas tropicales, a piña. El sabor es afrutado, tropical, y de nuevo el matiz predominante es a piña, que se completa con notas cítricas y un toque herbal leve. No es muy amarga, en boca es aterciopelada y el final es muy seco pero agradable.

No la veo muy compleja o una cerveza para quitarse el sombrero o que nos haga levantarnos de los asientos, “simplemente” es una cerveza elaborada para gustar y disfrutar… y vaya si lo consigue. Cerveza notable y muy recomendable.

Valoración de El Baúl de las Cervezas: 8/10





jueves, 28 de septiembre de 2017

SPENCER MONKS’ RESERVE

Desde que conocí la existencia de la Abadía de St. Joseph (Spencer Brewery) y de la inclusión de sus cervezas dentro del club de las “Auténticas cervezas trapenses” siempre tuve la convicción de que esta incorporación iba a dar juego.

A día de hoy podemos confirmar que en el surtido de Spencer está lo mejor de dos mundos, por un lado, cervezas de inspiración “Monacal/Trapenses” y por otro cervezas de estilos clásicos del movimiento “Craft/Artesanal” como son su Imperial Stout y su IPA.

Spencer Monks' Reserve
Fuente: spencerbrewery.com
De Spencer Brewery ya hablé en su día en este blog cuando probé su Spencer Trappist Ale, por eso solo quería añadir una nota, que suelo comentar en charlas y catas, y que suele sorprender y no es otra que indicar que esta congregación tiene su origen en la afamada Abadía de Sint Sixtus (Westvleteren) famosa por sus cervezas y sobre todo por su Westvleteren 12, ya que en 1858 veinte monjes salieron de esta congregación para establecerse en Nueva Escocia y posteriormente en Spencer.

Dentro del portfolio de cervezas que nos presentaba Spencer echaba en falta esa cerveza, paradigma de las cervezas trapenses y que no es otro que el de las cervezas oscuras, fuertes y de alta graduación… no hay más que pensar en sus máximos exponentes Rochefort 10, Chimay Azul, Achel Extra Bruin o la misma Westvleteren 12… la mayoría de ellas incluidas dentro de ese estilo que se ha denominado, muy a mi pesar, como Quadrupels (*).

(*) Nota: creo que definitivamente tendré que adoptar el concepto de Quadrupel, aunque para mí es totalmente equivocado.. pero dada su extendida utilización entre los aficionados, elaboradores y gente del mundillo tendré que claudicar… así que a partir de ahora me escucharéis hablar de Quadrupels o Quads y sabréis exactamente de que hablo.

Pues bien, por fin un día en las redes sociales, no podía ser en otro lugar, descubrí no solo que Spencer ya tenía su Quadrupel en el mercado, sino que podía beberla aquí en España en una cervecería de Bakio (Itxas-Ondo) verdadero lugar de culto para los amantes de las cervezas belgas y en especial de las trapenses y que sin duda merecería un post en este blog… algún día lo escribiré. Pues hasta Bakio me desplacé, con la excusa de visitar Gaztelugatxe.


DESCRIPCIÓN

Spencer Monks’ Reserve es una cerveza de las llamadas Quadrupels, con un contenido alcohólico de 10,2% ABV. Utilización de cebada local y para  la cual la cervecería de Spencer estuvo 3 años de pruebas. Como resultado 13 cervezas experimentales quedaron por el camino hasta llegar a esta Monks’ Reserve.

Spencer Monks' ReserveAntes de empezar con la descripción me gustaría aclarar que como esta cerveza la tomé en un local mientras conversaba, me dediqué más a disfrutarla y menos a escudriñar sus matices, con lo cual aquí añadiré una vaga descripción con notas generales.

Cuando la derramas en la copa genera una espuma densa marrón, de esas que deja alguna lazada en la copa. El color es marrón chocolate y sobre todo llama la atención por su opacidad.

Ya el aroma me suena familiar afrutado y especiado me recuerda mucho a una St. Bernardus Abt. 12 o una Westvleteren 12. El sabor no se aleja demasiado de esta percepción, Inicialmente me pareció muy plano, pero en cuanto adquirió cierta temperatura desplegó algunos matices a maltas tostadas, pasas, ciruelas y toffe. En cualquier caso me pareció una cerveza bastante contenida, equilibrada y redonda.

La sensación en boca nos lleva a esa misma conclusión, uniforme y suave con un final cálido que nos recuerda que tiene 10,2% de contenido alcohólico, pero que no afecta a la cabeza.


CONCLUSIONES

Buscando la descripción comercial de esta cerveza me había encontrado con algunas malas críticas, así como algún comentario destacando su originalidad y alejado de otras cervezas del estilo…

Sinceramente debemos haber bebido una cerveza distinta o vivimos en mundos diferentes. Creo que llevo el suficiente tiempo bebiendo este tipo de cervezas como para reconocer cuando me cruzo con una buena “Quadrupel” y esta lo es…

En cuanto a lo de que es una Quadrupel diferente… leyendo estas palabras me siento confundido, ya que la sensación que tuve durante todo el tiempo que estuve bebiéndola fue que era un intento claro de acercamiento a las grandes cervezas del estilo. Y solo podría achacarle una falta de identidad propia y quizás una menor complejidad que las "quads" clásicas.

Si dejamos las comparaciones a un lado, tenemos ante nosotros una cerveza muy completa, redonda, equilibrada y muy disfrutable para todo aquel que le guste el estilo. Cerveza notable que a mí me ha dejado buen sabor de boca.

Para los amantes al envejecimiento, creo que no es una cerveza que recomendaría envejecer especialmente. Es una cerveza bastante pulida, en principio no es muy corpulenta, lo cual limitaría los resultados en envejecimientos especialmente largos… quizás el tiempo haga que afloren algunos matices interesantes, pero ¿por qué arriesgarse cuando ya tenemos un producto redondo?


Valoración de El Baúl de las Cervezas: 8,5/10


Ficha Técnica:
Fabricante:
Spencer Brewery
Elaborada en:
Spencer (Massachusetts, USA).
Estilo:
Abt./Quad
Color:
Marrón chocolate.
Alcohol:
10,2% Alc.
IBUs:
N/A
Temperatura:
12º-14ºC.
Servir en:
Copa Caliz.




miércoles, 20 de septiembre de 2017

VISITA A BERREA CERVEZA ARTESANAL

Conocí a Olivier Lecerf hace unos meses en una cata de cervezas belgas. Por aquel entonces, ya tenía referencias de él, había aparecido un reportaje en un medio de comunicación local que había leído con mucha atención. Cervecero artesano francés, afincado en Villaviciosa (Asturias). Nacido en Lille, en la zona norte de Francia que limita con Bélgica, cuna de las Bières de Garde.

Berrea Cerveza Artesanal todavía era un proyecto, pero sin dudarlo le dije: “cuando empieces a producir me gustaría visitar tus instalaciones y probar tu cerveza”. No era simplemente un cumplido, un proyecto que hablaba de elaborar Bières de Garde en Asturias, me parecía fascinante dada su singularidad.

Como todo proyecto que parte de cero llevó su tiempo y finalmente hace unas semanas recibí un mensaje de Olivier, invitándome a sus instalaciones. Berrea Cerveza Artesanal se encuentra situada en una nave a la salida de Villaviciosa, en la Parra 54 (Amandi), tierra de sidra y ahora también de cerveza.

Instalaciones de Berrea Cerveza Artesanal

Se podría decir que es un buen lugar, fácil de encontrar, a medio camino de una fábrica de quesos y con varios negocios cercanos. Como comenta Olivier no es raro que ya hubiera tenido que atender a varias visitas sin ni siquiera abrir sus instalaciones al público.

Al entrar nos encontramos una zona que evidentemente estará reservada a recepción de visitas y donde los visitantes podrán beber una cerveza tranquilamente. Una pequeña barra, algunas botellas de cerveza de adorno y un equipo homebrewer, evidentemente con el que elaboraba cerveza en casa. Al lado, una sala refrigerada donde almacena cervezas a la temperatura ideal para su consumo… sin mucha dilación me invita a probar el último lote de la primera cerveza que ha puesto en el mercado, Berrea Blonde.

Berrea BlondeSe trata de una Ale de 7,2% de contenido alcohólico. De color dorado, nebulosa y una espuma blanca de buena permanencia que va dejando algún encaje. Sin acercar la copa a la nariz se puede disfrutar de un espectacular aroma afrutado, donde también se aprecia algo de levadura y de lúpulo. El sabor recuerda mucho a una Belgian Strong Ale, afrutada, sabrosa y con un trasfondo de lúpulo muy interesante. El alcohol es evidente pero bien integrado y tiene una sensación aterciopelada en boca. 

Me sorprende no solo porque inicialmente me esperaba un perfil “más francés” sino por la gran calidad de la elaboración. En esta cerveza se dejan entrever los orígenes de Olivier, cierta base de bière de garde pero con un claro carácter belga, confirma que su objetivo es elaborar ese perfil de cervezas con el que creció así que la influencia de las bière de garde y las cervezas belgas están bien presentes.

Pasamos a la sala contigua, donde elabora sus cervezas, Al fondo la cuba de maceración y caldera de cocción, en el centro dos fermentadores de tamaño más bien pequeño y más cerca una pequeña sección donde se realiza el embotellado. Mientras que de modo muy didáctico cuenta como tiene organizado el proceso.

Nos confirma algo que ya habíamos detectado, se encuentra muy centrado en su producto, en ir mejorándolo y puliéndolo, yo diría más bien acercándolo a la idea que él tiene de lo que debe ser su cerveza. 

Aprovechamos para hacerle la pregunta que quizás muchos se pregunten ¿por qué Berrea? ¿de dónde viene el nombre? Parece obvia la vinculación con su apellido Lecerf, “El ciervo” en español, pero él va más allá y nos habla del acto de “la Berrea” como algo de aquí de Asturias, algo natural, salvaje, con fuerza y carácter, virtudes que él quiere transmitir a sus cervezas.

Instalaciones de Berrea Cerveza Artesanal

Entramos en una sala donde tiene las materias primas de su cerveza, “¿sabías que hace tiempo esta fue una zona donde se cultivó lúpulo?” – apunto, como queriendo descubrir algo que Olivier desconociera. “Por supuesto, lo sabía de hecho todavía existen zonas donde crece el lúpulo de manera salvaje… quizás lo utilice en una futura elaboración”. Suena interesante.


Y ya que hemos empezado a preguntar, nos interesamos por sus proyectos y los siguientes pasos que dará Berrea Cerveza Artesanal, Olivier nos dice que ahora mismo solo se encuentra centrado en seguir afinando su blonde y en la promoción a nivel local, de hecho, Berrea Blonde ya puede encontrarse en un buen número de tiendas y restaurantes de Villaviciosa donde intenta posicionar su cerveza como un producto de calidad, de degustación. Aunque sus cervezas ya pueden encontrarse en algunas tiendas especializadas asturianas.

En realidad, ajeno al ejetreo de elaboraciones de otros fabricantes artesanos, se mueve lento pero seguro y nos confirma que sus próximas elaboraciones serán una Ambrée tipo Dubbel y una cerveza de trigo (Witbier) siguiendo con sus raíces e influencias a la hora de elaborar cerveza.

Nos enseña el resto de instalaciones de la nave que quedaban por ver, de comienzo a fin cabe destacar el mimo, el orden, el nivel de limpieza y el cuidado por los detalles... todo denota la inversión y esfuerzo que Olivier ha puesto en este proyecto. La visita llega a su fin,  pero antes me tiene reservada una sorpresa y es el privilegio de poder probar el primer lote de su Berrea Blonde, de la cual únicamente le quedan 7 botellas.

Berrea BlondeSolo su aroma me evoca mis viajes al norte de Francia, una cerveza con un perfil muy similar al de alguna cerveza clásica de esa zona. Tiene notas dulces y afrutadas, a uva blanca y un final seco, como si de un vino blanco se tratase. 

Parece mentira que las cervezas que he probado anteriormente sean evolución de esta, con un perfil totalmente diferente. “Si eres capaz de hacer esto y le das un toque más personal, tendrás una Bière de Garde excepcional” le advierto mientras animo a que no deje perder esta cerveza en el olvido y que siga trabajando en ella por ese camino.

La visita termina, he pasado un excelente momento hablando de cerveza, Olivier Lecerf es un cervecero con las ideas claras, una persona que habla con pasión y con una forma de expresarla muy didáctica, las visitas a Berrea van a ser muy interesantes y amenas.

Me llevo la impresión de haber disfrutado de una propuesta diferente. No estamos ante el típico elaborador artesano/craft con muchas elaboraciones en su portfolio y que elabora los estilos de moda.

Estamos ante un elaborador con mucha tradición detrás, con ese poso que solo da el hecho de haber “mamado” desde muy pequeño esa cultura cervecera de su región de origen, en el norte de Francia que limita con Flandes del que una vez formó parte y cuna de las Bière de Garde.

Solo me queda agradecer a Olivier Lecerf su atención y dedicación, la visita no solo fue agradable sino también muy didáctica y gratificante. Desearle mucha suerte en este proyecto de Berrea Cerveza Artesanal.




viernes, 15 de septiembre de 2017

SER BLOGUERO

El Baúl de las Cervezas cumple tres años, teniendo en cuenta que la vida media de un blog amateur suele estar en torno a 5 años, podemos considerar que este blog se encuentra ya en su madurez.

Según muchos, estamos en un momento crítico para los blogs, la aparición de nuevas plataformas y redes sociales hacen tambalear al formato clásico. La inmediatez y la posibilidad de transmitir una idea sencilla que se puede consumir en segundos frente a contenidos que requieren una “inversión” de tiempo que no todo el mundo está dispuesto a ofrecer, han hecho que muchos blogueros se hayan pasado a otras formas de expresar su afición o simplemente desistir ¿Facebook mató a la estrella de los blogs? Sinceramente a pesar de todo, no lo creo.

Se habla de que la era dorada de los blogs cerveceros españoles ya ha pasado, esa generación que nació con la llegada del movimiento craft/artesanal allá por 2010. Es cierto que muchos de aquellos blogs han desaparecido, alguno se ha reconvertido y se ha dedicado profesionalmente a su pasión y otros simplemente desaparecieron por fatiga o por que la experiencia vital del bloguero le llevó por otros derroteros. Todo forma parte del ciclo de vida de los blogs, creo que como lector y aficionado ya he conocido tres generaciones de blogueros, quizás cuatro… y siempre habrá una nueva generación que siga transmitiendo su pasión a todo aquel que quiera leerles.


Pero ¿qué es ser bloguero? ¿Por qué alguien dedica parte de su ocio a escribir sobre cerveza u otra afición? Porque motivaciones hay muchas, incluso quien tiene la errónea percepción de que siendo bloguero va a recibir premios, regalos, beber cerveza gratis y cada vez que va a entrar en una fábrica los elaboradores le harán una reverencia no vaya a ser que luego escriba una mala crítica, forma parte del mito de los blogueros y eso solo está al alcance de muy pocos "influencers".

La realidad es bien distinta, en España la mayoría de los blogueros somos amateurs, tenemos un número de visitas modesto y contamos con muy poca o nula influencia sobre el mercado. En la mayoría de los casos solo nos mueve la necesidad totalmente altruista de escribir sobre aquello que nos gusta.

En mi caso, tras más de 25 años con la cerveza como afición, visitando fábricas en mis vacaciones y amenazando desde los años 90 con escribir un blog sobre cerveza, fue la necesidad de llenar mi tiempo con algo que me hiciera sentir activo. Nunca antes tuve la necesidad de hacerlo, de haberlo hecho podía haber sido un pionero o tener un blog realmente interesante. A comienzos de siglo no había muchas webs en Español que narraran o descubrieran ni la mitad de cervezas, fábricas y lugares que visitaba.

Desde el principio tuve unos principios fundamentales: iba a ser totalmente amateur y libre para publicar cuando y como me apeteciera. No quería llenar mi blog de absurda publicidad, tampoco quería aceptar ningún tipo de compensación o soborno por publicar u obtener de mí un post o una buena reseña.

Desde ese momento solo he aceptado cervezas gratis a cambio de dar mi opinión, en la mayoría de los casos cervezas todavía no comercializadas o a punto de hacerlo o de homebrewing y que solo querían conocer mi opinión a título personal y nunca como pago por alguna reseña positiva. Bien es cierto que si la cerveza me gustaba de una manera o de otra terminaba por aparecer en este blog.


Porque otra de mis directrices desde el principio ha sido publicar solo aquello que me gusta, siempre quedarme con el lado positivo y nunca hacer críticas negativas, como siempre he dicho, aquello que no me gusta no tiene cabida en este blog y es que ¿quién soy yo para hacer una mala crítica? ¿Por qué jugar con lo que da de comer a otras personas?

Esta es mi forma de entender esto de ser bloguero, pero hay muchas otras todas perfectamente válidas y respetables.  Poder expresar libremente tu opinión, incluso aquellas reseñas negativas, también forman parte de la esencia del bloguero como signo de su independencia e imparcialidad. Igualmente es lícito tener mediante publicidad algún ingreso, que evidentemente no suele compensar el trabajo que supone la actividad bloguera.

Finalmente, no quiero dejar de comentar unas palabras de Rodrigo Valdezate (Editor Coordinador del blog “El jardín del lúpulo”) en el que pedía un poco más de reconocimiento por parte del sector a los blogueros cerveceros españoles y que en las redes sociales hicieron correr ríos y ríos de comentarios. 

Posiblemente sus palabras fueron malinterpretadas como una petición de premios, regalos, contraprestaciones, etc, y tras las cuales dejan entre ver una gran realidad, y es que en un país en el que hay una ausencia de prensa especializada (ahora solo me viene a la mente la revista Bar & Beer, que por cierto detrás de ella se encuentra uno de los blogueros más destacados sobre cerveza en este país), son los blogs los que ocupan ese hueco divulgativo y como tal muchas veces se desprecia su labor.


Por hoy nada más, espero seguir muchos años más, lo haré hasta que no encuentre motivación para hacerlo, reconozco que ver las miles de visitas que recibe este blog da vértigo pero es un aliciente más para escribir. Muchas gracias!!!




jueves, 7 de septiembre de 2017

ANOSTEKÉ BLONDE

Siempre que bebo una Biere de Garde me pregunto como un estilo tan alejado de los gustos actuales puede tener tan buena prensa entre los aficionados a la cerveza. Quizás todo se deba a las poco fieles interpretaciones del estilo que han hecho los americanos y a que junto a las Saison se las haya incluído dentro de ese romántico concepto conocido como Farmhouse Ales (Cervezas de Granja).

Sin embargo, a mí sí me gustan, me recuerdan a cervezas de otro tiempo y son un buen contrapunto a las cervezas lupuladas de perfil tropical y lúpulos americanos que tanto triunfan en el panorama actual.

Descubrí  esta Anosteké hace unos meses, en una cata de cervezas belgas envejecidas, donde me hablaron muy bien de ella y de su éxito. Me tengo por un buen conocedor del estilo y sus principales elaboradores, así que me sorprendió que nunca hubiera oído hablar de ella. Una consulta en la red para descubrir que siempre queda algo por conocer y … en efecto, aquella cerveza desconocida obtenía grandes críticas y se encontraba en toda selección de cervezas del estilo que consulté. Desde ese momento se convirtió en un objetivo prioritario, hasta este verano que la encontré en un supermercado francés.


BRASSERIE DU PAYS FLAMAND

Esta cervecera se encuentra en la localidad de Blaringhem, un nombre que si me preguntasen donde se encuentra diría Alsacia sin dudarlo un momento. Pero no, estamos en la región francesa de Nord Pas de Calais haciendo frontera con Flandes, tierra de Bieres de Garde y cervezas de clara influencia Belga… cosa que ya queda muy clara en el nombre de “Pays Flamand”.

Brasserie Du Pays Flamand
Fuente: http://www.brasseriedupaysflamand.com
Fundada en noviembre de 2006 por dos amigos Olivier Duthoit y Mathieu Lesenne, en las instalaciones de una vieja fábrica de cerveza. El éxito fue inmediato y desde entonces ha experimentado un crecimiento constante que la han convertido en un proyecto de cierta escala.

En cada elaboración revindican sus orígenes, pero siempre buscando la originalidad y la búsqueda de nuevos sabores. La utilización de materias primas de la zona y el respeto por la tradición son su marca de identidad y seguramente clave de su éxito.

A su vez, cervecera dinámica y de su tiempo, que les ha llevado a colaboraciones con algunos pesos pesados de la escena craft mundial, como Nøgne Ø, así como incursiones puntuales en estilos menos tradicionales.

En cuanto a sus cervezas tienen tres gamas de productos: Anosteké (que se caracteriza por su claro carácter lupulado), Wilde Leeuw (cervezas de bodega, envejecidas en barrica de roble) y La Bracine (Bieres de garde al estilo más tradicional).


ANOSTEKÉ BLONDE

Llega el momento de probar esta cerveza, como siempre echamos un vistazo a la etiqueta, donde nos explica el significado de la palabra Anosteké (en dialecto de la zona), que viene a significar algo así como “Hasta luego”.

La etiqueta también nos informa de sus 8% de contenido alcohólico y la filosofía de cervezas lupuladas que encierra a las cervezas de esta serie.

Anosteké BlondeAl verterla en la copa apreciamos su color entre dorado y ámbar claro. Es ligeramente nebulosa y tiene una buena espuma blanca y cremosa, que se va reduciendo a una fina capa con buena permanencia. Si movemos la copa podemos apreciar alguna lazada.

El aroma requiere bastante atención, es bastante complejo. Se aprecia nítidamente la malta, los cereales y unas notas herbales/florales. Esteres afrutados y cítricos típicos de algunas cervezas del estilo… ya solo con olerla sé que estoy ante una Biere de garde y eso es bueno.

La probamos y lo primero que se detecta es una base maltosa espectacular, dulce, pero con con matices de esos que evocan al pan. No es nada empalagosa. Pero de repente la malta es frenada en seco por un amargor algo tosco que se adueña del paladar y que da una nueva perspectiva a la cerveza.

El resultado es un sabor equilibrado con un perfil predominantemente herbal, alguna nota a fruta madura y un toque picante. De cuerpo suficiente y alcohol bien integrado. El final es algo seco, alargando esa sensación herbal en boca.


CONCLUSIONES

Lo primero que hay que decir es que estamos ante una Biere de Garde expectacular. Ese toque tosco que tiene esta cerveza da esa sensación de cerveza rústica que normalmente se busca cuando pruebas una cerveza de este estilo.

Fiel a la filosofía de este elaborador, partiendo de la tradición han aportado un carácter distintivo a esta cerveza. Lo importante es que desde el principio identificamos claramente la cerveza como una Biere de Garde, pese a ese protagonismo inusual del lúpulo no se ha perdido la esencia por el camino. Es original y ha dado una nueva perspectiva a un estilo ya de por si demasiado diverso y hetereogéneo. Chapeau!!!



Valoración de El Baúl de las Cervezas: 8,5/10



Ficha Técnica:
Fabricante:
 Brasserie du Pays Flamand.
Elaborada en:
 Blaringhem (Francia).
Estilo:
 Biere de Garde.
Color:
 Dorado-Ámbar.
Alcohol:
 8% Alc.
IBUs:
 N/A.
Temperatura:
 12º C.
Servir en:
 Copa Tulipa.