martes, 27 de enero de 2015

VASOS, COPAS Y CERVEZAS

La cristalería en la cerveza es un tema ampliamente abordado en distintas webs y blogs especializados, donde pueden encontrarse artículos muy interesantes en los que se detallan cual es la cristalería más adecuada para degustar cada estilo.

Por eso, como en todas las entradas de este blog, quiero darle un enfoque más personal y comentar mi opinión al respecto y hacer un repaso de los vasos y copas utilizo normalmente.

Hace mucho tiempo pregunté a alguien que sabe mucho de esto (aunque pertenezca al mundillo del vino), cual era la importancia de beber cerveza en la copa adecuada. Su respuesta fue categórica “Más importante que beber cada cerveza en el vaso/copa adecuada es no hacerlo en la equivocada” y añadió “Todo depende de la finalidad que busques… potenciar aromas, sabor, aspecto visual, practicidad…”.

Fuente: directoalpaladar.com
A continuación, me dio una gran lección con las copas de champagne como ejemplo:

La copa Pompadour era muy popular hace años, pero era una copa muy abierta y dejaba escapar rápidamente el gas y los aromas, además con la mano se calentaba la bebida rápidamente, pero en las fiestas era la reina, su forma cerrada en los bordes permitía no derramar el contenido, lo cual era muy útil. 

La copa flauta, popularizada actualmente, permite corregir en parte los inconvenientes de la anterior, pero si lo que quieres realmente es degustar el champagne tranquilamente apreciando aromas y sabores te recomiendo una copa tulipa. Lo mismo ocurre con la cerveza.

Durante esta entretenida conversación le quito bastante importancia al tema, más de lo que yo  presagiaba al hacer la pregunta y es que era un tema que me tenía intrigado desde que presencié un concurso de cervezas, donde un jurado estaba decidiendo el campeón del certamen catando las cervezas en vasos de plástico!!! He de decir que afortunadamente esto no es lo habitual.

Desde entonces, el tema de la cristalería en la cerveza ha dejado de obsesionarme. Y aunque siempre intento tomar cada cerveza en su vaso/copa adecuada, en el fondo solo intento evitar recipientes inapropiados que desvirtúen totalmente la degustación de la cerveza. En este sentido, jarra helada no, por favor, a no ser que quieras que la cerveza te sepa a …nada.

Hay diversos autores (entre ellos Ben McFarland), que sostienen que simplemente aprovechando nuestras copas de vino (blanco, tinto y espumoso) y una copa tipo brandy tendríamos suficiente, y yo comparto dicha visión. Es habitual que deguste cerveza en este tipo de cristalería, sustituyendo el vaso de pinta por un vaso de sidra, claro.


En el otro extremo tenemos a una serie de empresas especializadas que viendo el auge de la cerveza en estos últimos años, han empezado a desarrollar una nueva generación de copas y vasos para potenciar el carácter de las cervezas que bebemos. Algunas con formas extrañas, pero los que las han utilizado alaban sus bondades.

He de reconocer que nunca he comprado directamente ni un solo vaso o una sola copa para beber cerveza y los cerca de cincuenta vasos/copas que tengo en casa para este menester proceden de merchandising, regalos y packs que he adquirido a lo largo de los años.

Pues bien, dicho todo esto voy a comentaros cuales son mis elecciones de “cristalería” dependiendo de qué estilo de cerveza se me presenta. Como podréis imaginar no tiene porque ser el vaso o copa generalmente y formalmente recomendado, aunque en mi opinión son los adecuados. Os ruego que si veis alguno que consideréis no adecuado me lo comuniquéis en vuestros comentarios, se agradecerá… pues vamos a ello:

Lagers en general. No suelo prestar mucha atención, normalmente siempre suelo elegir alguna de las que pueden verse en la siguiente foto: una copa clásica tipo Stemmed, un vaso tipo Pilsner y una jarra alargada (rememorando los vasos de tubo en los que nos servían antes las cañas, pero con un asa para que no se caliente).


Aunque haya dicho que no presto mucha atención para este tipo de cervezas, la elección tiene su por qué. Son recipientes que potencian la formación de espuma y destacan los matices de la malta y lúpulo, importante en este tipo de cervezas.

Evidentemente, el vaso de la izquierda queda reservado también para degustar una buena Pilsen, donde se puede apreciar su color cristalino y todas esas burbujitas ascendiendo, toda una delicia.

Pero ya metidos de lleno en los estilos centroeuropeos y en particular los “germánicos” tipo Weizen, Helles, Marzen, Dunkel, etc  aquí no tengo duda, utilizo las jarras y vasos de rigor.


Estos vasos alargados favorecen la producción de espuma y atrapan el sedimento de las cervezas no filtradas típicas de estos estilos. Por su parte las jarras son la mejor opción para cervezas alemanas menos complejas y refrescantes… en cierto modo me evocan al Oktoberfest.

Las Ales belgas también tienen sus copas propias, casi siempre suelo optar por una copa tipo “Duvel” o “Judas” como la que aparece a la derecha de la foto. Me parece que a parte de permitir una espuma generosa, atrapan los aromas y potencia de estas cervezas.


En ocasiones, también suelo utilizar alguna de mis jarras de cerveza de cerámica/barro para las “ales belgas” ya que tienes cualidades muy similares, como comenté previamente.


Y si la ocasión lo requiere utilizo la famosísima copa kwak, quizás más por “frikismo” que por cualidades organolépticas de esta copa, ya que la principal función de su forma no era la correcta degustación de la cerveza, sino que los conductores de carros de la época pudieran beber en marcha encajando la copa en los soportes que tenían los carros para tal efecto.

Aún así su forma potencia una generosa espuma y retiene aromas y sabores… a ver si al final no va a ser solo decorativa….Eso si, cuando en casa hay que compartir unas “Belgian strong ales” utilizo esto:


Las cervezas de Abadía y Trapistas también tienen su cristalería propia. Como no podía ser de otra manera, una copa en forma de caliz es perfecta para escudriñar los matices de estas cervezas complejas. Como leí en un blog amigo (En copa sabe mejor), invitan a beber de manera pausada y convierten la degustación en toda una experiencia.


Como nota al margen, he de decir que las cervezas Triples las tomo indiferentemente en estas o las comentadas anteriormente para las Ales belgas, cosa que no ocurre con las Dobles o Quadrupels que solo las tomo en Caliz… curioso.

Ales en general y más si es al estilo “inglés” siempre suelo elegir un vaso tipo “pinta”. Tomar una buena IPA o una Porter en estos vasos es una maravilla, ya que favorecen la formación de espuma. Por cierto, el que sale en la foto no se ve mucho, pero esa protuberancia que suelen tener es para agarrar el vaso por esa zona y evitar que la cerveza se caliente.

Soy un clásico, y si me enfrento a una Stout siempre utilizo el típico vaso de pinta irlandés….¿he dicho siempre? Bueno en ocasiones también utilizo la jarra gruesa y “achatada” que aparece en la foto de las cervezas alemanas y que he leído que también va muy bien con este estilo de cerveza.


Para una Pale ale también suelo utilizar un vaso de sidra, de esos de cristal muy fino, me parece perfecto para estas cervezas.

Pero, aunque un vaso de pinta o un vaso shaker o incluso un tumbler podrían ser adecuados para una Ale belga, en la vida se me ocurriría hacerlo, teniendo los belgas copas tan bonitas….

Las copas tipo “tulipa” las tengo reservadas para las Bieres de garde y Saison sobre todo por la carbonatación de estas cervezas y porque esta forma favorece la concentración de aromas y sabores.

No es extraño que utilice también estas copas para degustar cervezas envejecidas, de las que quieres sacar todos sus matices y quizás requieran una ayudita para retener esas burbujas que pueden haberse debilitado con el paso de los años.


Ocasionalmente estas copas también suelo utilizarlas para tomas Ales fuertes (incluídas belgas), Lambics y tipo Sour.

Pero para las Lambic y cervezas muy espumosas, carbonatadas y burbujeantes casi siempre suelo utilizar una copa de champagne/cava, las conocidas como copas tipo “Flauta” y como este tipo de cerveza suelo tomarlo en momentos festivos en los que se suele brindar, pues más motivo.


Para finalizar, las Imperial Stout, Barley wines y Ales fuertes con alto contenido alcohólico las degusto en una copa tipo “Snifter” o “de brandy”. En mi caso se trata de una copa de Whisky, pero que hace perfectamente las funciones. Por supuesto también la utilizo para tomar esas cervezas envejecidas fuertes que tengo en el baúl.


Sus principales virtudes  potenciar la espuma en cervezas que no tienden a tener mucha y concentración de matices, suelen ser cervezas muy complejas y este tipo de copa sacan lo mejor que llevan dentro.


Bueno, pues este ha sido mi particular repaso a mi cristalería de cerveza… ah esperar, se me olvida una: la jarra de litro indispensable para el Oktoberfest y practicar ese gran deporte relacionado con la cerveza que se llama Masskrugstemmen.


No hay comentarios:

Publicar un comentario