viernes, 27 de marzo de 2015

DULLE GRIET

Hace unos días, mientras conversaba con un compañero de afición, que regenta una tienda especializada de cervezas, recordaba mi primera visita a Gante como una de las más reconfortantes cerveceramente hablando y eso que solo me bebí una cerveza, eso sí…. de 1,2 litros!!!

Pues ahí estábamos los dos, tras una insípida visita a la ciudad de Brujas, aparcamos el coche en uno de los parkings subterráneos de Gante situado bajo la plaza Vrijdagmarkt (del mercado de los viernes), el lugar no se eligió al azar.

- Bien, hemos llegado a Gante, saca el plano – decía mientras sacaba una bolsa del maletero con unas chanclas viejas que utilizaba para estar más cómodo en los hoteles

- ¿pero qué haces? ¿no irás por ahí con eso? ¡Vaya pintas, con esos calcetines pareces “un güiri”!!!

Esbocé una sonrisa, todo tenía su explicación, pero de momento no quería desvelar mis intenciones.

Una vez en la superficie nos encontramos ante una bonita plaza, en el centro puede verse una estatua de Jacob Van Artevelde… -  A ti te he visto yo en algún sitio….


Ya eran las 4:30 h. de la tarde ¿para qué esperar más?, así que directos dirigimos nuestros pasos hacia el gran cañón rojo El Dulle Griet del siglo XV, de 5 m. de largo y 16 toneladas de peso.

En la guía turística leo que recibió su nombre de una figura del folclore flamenco… “Rita la loca” que diríamos nosotros. Parece que la tradición viene de una supuesta hija de Carlos V con supuestos poderes “heredados” de bruja y a la que este oculta con una modesta familia burguesa para protegerla.


No me entretengo ni 10 segundos en admirarla, me doy la vuelta y dirijo mis pasos hacia “la Dulle Griet” que más me interesa.

- Ey ¿A dónde vas? Espera!!!

- Vamos a tomar una cerveza

A escasos metros se encuentra el famoso Pub/Cervecería que recibe el mismo nombre, en mi agenda de “Para hacer en Bélgica” pone claramente “Tomar una Max en el Dulle Griet”, así que entro sin pensármelo dos veces.

El lugar es acogedor, más pequeño de lo que me imaginaba, en las fotos parecía más grande… es un lugar donde parece haberse detenido el tiempo siglos atrás y realmente piensas que así debían de ser las tascas en el Flandes de Carlos V. Todo en madera y con multitud de adornos por todas partes.


A uno de los dueños se le atribuye ser heredero lejano de “la loca Meg” (Dulle Griet) y el otro puso el local, que había recibido como herencia. Ahora entendemos que este lugar no podría haberse llamado de otra manera.

Nos acercamos a la barra y sin mirar la carta digo – A Max please!!!

- Shoe off  - contestó rápidamente el camarero con una sonrisa en los labios.

Pero no le iba a ser tan sencillo, y aunque era buen conocedor de la tradición de aquel lugar, quería oírla de primera mano.

- Que me quite la zapatilla ¿por qué?

- Mire es una de nuestras normas, si pides una Max debe dejarnos un zapato en prenda.

- Tranquilo, no me voy a llevar la copa – y acompañé la frase de un guiño mientras me quitaba la vieja chancla.

El camarero esbozó una media sonrisa mientras comento algo como

- Ya venias preparado – pero que seguro que por dentro incluso pudo pensar que le estaba tomando el pelo o algo peor… en fin lo que hay que aguantar con los turistas.


Al parecer los dueños cansados de que les desapareciesen las copas gigantes tipo Kwak, optaron por exigir un zapato en prenda… seguramente no tenían ni idea que este acto se convirtiera en una tradición que les distingue de la gran cantidad de cervecerías que hay en esta ciudad.

Sigo con la mirada mi zapatilla mientras es colocada junto a la de otro cliente en una especie de cesta y es alzada hacia el techo mediante una polea. A mi lado oigo un - Ya me parecía a mi que lo de las chanclas tenía truco.

Sin zapatilla dirijo mis pasos a la mesa más acogedora del local, desde donde puede observarse todo el bar, más pequeño de lo que me imaginaba al ver las fotos. La verdad es que tiene su encanto, a pesar de que es la hora de apertura ya hay bastante gente en el local conversando y bebiendo unas cervezas apaciblemente.


A la vista, para que todo el mundo los lea, se encuentran “Los 10 mandamientos del local”: 1- No se permiten fiestas, ni gritar o chillar, ni malgastar (supongo que cerveza, jaja), dejar la comida en casa, si bebes una “Max” quítate el zapato (bien los sé), se paga solo en efectivo, pagar después de cada ronda, no beber durante las horas de trabajo, la última ronda se sirve a las 12:30 h. de la noche y se cierra media hora más tarde….. me parecen perfectas!!!

Rápidamente detectas a los turistas, las copas de Max les delatan… es una locura pedir esta cerveza cuando tienes para elegir entre más de 260 cervezas, algunas verdaderos tesoros, pero la tradición es la tradición y esta es perfecta para atraer a los turistas.


Suponía que era una Kwak, pero ya el aroma y color delatan que no es así. Aún asi, estaba convencido de ello hasta que la probé…. Ya se sabe que en barril y elaboración reciente las cervezas no saben igual, pero aquello definitivamente no era una Kwak.

Lo cierto es que la Max Van Het Huis es una “Belgian Ale” elaborada por un productor local situado a las afueras de Gantes, De Proef ¿os suena? Si, ese mismo que ahora elabora muchas de las creaciones de Mikkeller.

La cerveza en sí no es ninguna maravilla, de aroma y sabor dulzón dejando un regusto amargo. Diría que  la graduación alcohólica está en torno a 6-7% y aunque su copa de algo más de un litro (1,2 l.) es majestuosa, no me extraña que hubiese gente que se la llevase, cuesta acabarla. Tanto es así, que yo no pude con ella, menos mal que mi acompañante había pedido algo ligerito, previendo algo similar y me pudo ayudar, creo que tampoco le costó mucho.

Una vez cumplida la tradición, el resto de la tarde aprovechamos para hacer la típica ruta turística por la ciudad y bajar un poco el alcohol en sangre antes de volver al hotel. Gantes es una ciudad muy bonita, con una movida importante y plagada de bares llenos de gente y tiendas donde puedes llevarte alguno de los productos típicos de la zona… incluido cerveza, por supuesto.

En cuanto al Dulle Griet, volveré, pero no para tomarme una Max. Está bien para cumplir la tradición, pero nada más. El Dulle Griet es un lugar agradable, con buen ambiente y con un surtido lo suficientemente amplio de cervezas como para hacer las delicias de cualquiera.



Información:

Dirección: Vrijdagmarkt 50, Gantes (Bélgica)

Horarios:  
  • Lunes 4:30 pm.–1:00 am.
  • Martes-Sábado: 12:00 pm.-1:00 am.
  • Domingos: 12:00 pm.-7:30 pm.
Imágenes extraídas de la web www.dedullegriet.be

9 comentarios:

  1. Esta fue parada obligada el año pasado cuando estuvimos de turismo por tierras belgas. La verdad es que merece la pena, nosotros fuimos al poco de abrir y se estaba muy bien allí. Como la Kwak no es una de mis favoritas (pensaba que era esa cerveza), y por aquí se encuentra fácil tanto de barril como en botella, pasé totalmente de pedirme "el copón bendito" jajaja, pero fueron unos pocos los que se quitaron el zapato para beberse su "litrona".
    Bélgica es uno de esos sitios donde no me pensaría mucho volver si surge la oportunidad, bonitas ciudades y buenas cervezas por todas partes :-D

    Un saludo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, es un local que merece la pena visitar, pero como muchos otros en Bélgica y en Gantes, creo que sin el tema de dejar la zapatilla en prenda pasaría desapercibido.

      Yo también pensaba que la Max era una Kwak, lo cierto es que se parecen bastante (dulzonas y con toque alcohólico), así que si no te gusta la Kwak tampoco te perdiste nada.

      A ver si hay manera de volver a Bélgica en los próximos meses, hubo una época que iba todos los años, para alguien que le gusta la cerveza, el paraiso, pero a parte lo que comentas, bonitas ciudades y muchos lugares para visitar.

      Saludos,

      Eliminar
  2. Jejejeje.... No veas con el "quintillo". Yo me tomo eso de una sentada y la visita turística a la ciudad se reduce a todos los lavabos públicos y esquinas oscuras que pudiese encontrar.

    Muy chula la tradición, aunque el olor a queso de local....

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jaja no lo recuerdo, pero algo así debió de ser.

      En cuanto al olor a queso, fuí prácticamente a la apertura y ya me preocupé de alejarme de los otros turistas que se estaban bebiendo una Max... con mi pie tenía bastante, jeje

      Saludos,

      Eliminar
  3. PUES NO CONOCÍA LA "TRADICIÓN" NI EL LOCAL JEJEJE, MUY GRACIOSO. LO DE LA POLEA ME IMAGINO QUE SERÁ PARA NO TENER A PIE DE NAPIA EL AROMA A PINRELES JEJEJEJE.
    LA COPA LA VERDAD ES QUE ES MUY LLAMATIVA, NO ME EXTRAÑA QUE LES DESAPARECIERAN. ESO SI, LA TONTERÍA LES VALE PARA LOS TURISTAS, OTRA MANERA MAS DE HACER TRADICIONES Y NEGOCIO.
    AFORTUNADO ERES DE IR TANTAS VECES A BÉLGICA, POR OTRA PARTE PRECIOSA MAS ALLÁ DE LAS CERVEZAS.
    UN SALUDO!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En cuanto a la tradición de la zapatilla, lo dicho, para atraer turistas, de hecho solo los turistas la estábamos bebiendo y es que con las buenas cervezas que tienen en el local es una pena beberse esta, pero es algo distinto y te ries mucho, con las buenas cervecerías que hay en Bélgica esta se hace notar simplemente por esto.

      Bueno, pienso que en condiciones normales cualquiera puede acercarse hasta Bélgica, solo se necesita un coche y ganas. Como dices es un país precioso, muchas cosas que ver y con una movida interesante...a mi me encanta y si puedo volveré este año, que ya se me está acabando el stock de cervezas belgas.

      Saludos

      Eliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Estuve allí hace un mes, relataré mi experiencia en mi blog pero cuando lo tenga todo listo ya que estoy haciendo una guía completa de Gante, Brujas, Bruselas y Amberes que reune, viaje, desplazamientos, turismo, comida y claro está, cerveza!

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te tengo en favoritos pero estaré atento a esa Guía de Bélgica, por que aunque he tenido la suerte de ir mucho por allí, siempre hay lugares que merecen la pena y que se nos escapan. Además mi baúl anda ya muy escaso de elaboraciones belgas y eso es imperdonable... así que habrá que pasarse de nuevo por allá.

      Saludos

      Eliminar